4rodes-logo-white.png

¿Hacia dónde vamos?

¿Hacia dónde vamos?

Llevo días haciéndome esa pregunta. Y es que desde hace ya tiempo vivo con una extraña sensación; con esa amargura propia de quien ve como alguien al que quiere se aleja, sin poder hacer nada por detenerlo en esa travesía hacia un futuro incierto, pero oscuro.

Nuestro deporte, el hockey sobre patines, parece haber emprendido ya esa peligrosa marcha. No lo digo por decir, no. Lo digo porque ya no me sorprende ver un pabellón prácticamente vacío. Ni me sorprende el poco interés que mucha gente muestra por el hockey, aún diciendo ser seguidores. Ni me sorprende la ignorancia hacia nuestro deporte de la mayor parte de la gente que lo practica. Ni me sorprende la dificultad para obtener información sobre otras ligas, e incluso sobre la nuestra. Y ni mucho menos me sorprende la dificultad que tenemos muchos para poder ver un partido por televisión.

Soy consciente de que para esto no hay un remedio fácil, una formula mágica que cambie la dinámica en la que el hockey sobre patines ha entrado. Pero, como seguidor de este deporte, me gustaría al menos ver una mínima intención de corregir nuestro rumbo por parte de aquellos que tienen poder para hacerlo.

Y aunque no conozco el remedio, sé que no pasa por ayudar al equipo más grande a ganar cada vez que su primer puesto en la jerarquía de nuestro deporte peligra. Porque de seguir así, se elimina la esencia del deporte, la razón por la que la gente lo ve: La emoción de saber que su equipo puede ganar o perder.

WRG 2017 - ESPAÑA - COLOMBIA - LUIS VELASCO

130142249_4519762128147152_7955907667911