4rodes-logo-white.png

España a la final del mundial de la mano de Alejandro Domínguez

Se preveía un partido muy exigente en todos los aspectos, donde España tenía que hacer muy buen partido, para superar al conjunto italiano, con una dosis extra de moral por haber superado a Chile en los penaltis en los cuartos de final. Y España más que un gran partido, rozó la excelencia ante Italia, debido a que España provocó no solo el buen juego del conjunto español, sino que Italia no tuviese casi ninguna opción a la que aferrar-se para poder superar al sólido conjunto español, y que los jugadores italianos tuvieran una sensación tanto de impotencia frente al imparable juego español, como ante un resultado que cada minuto que pasaba estaba más lejos y más difícil de alcanzar para una selección que al acabar el partido solo podía dirigir-se al rival en tono de felicitación, dar-les la mano, y volver-se a Italia con la cabeza bien alta y bien orgullosos por haber llegado a las semifinales del mundial, y haber luchado y creído hasta el final.

A España en este mundial le ha caracterizado una cosa, la cual hace que mañana podamos disfrutar de un momento histórico para todos los aficionados al hockey patines, como es la final de un mundial. Esta característica de España ha sido el aprendizaje, es decir, tener la humildad para después de cada partido analizar los errores cometidos en los partidos iniciales, ya que contra Italia y Colombia, los errores cometidos contra Chile y Mozambique que hacían llegar a la selección a los últimos 5 minutos con un gol de diferencia, y sufriendo porque alguna jugada de despiste podía dar-le la vuelta al partido, y cambiar drásticamente los acontecimientos, no se han visto, ya que en estos dos últimos partidos hemos llegado a la recta final de encuentro con un dominio del marcador y del juego total y absoluto.

El responsable de la situación tan positiva para España en este mundial tiene nombre y apellidos, se llama Alejandro Domínguez, y es el mismo que tras el gol inicial pedía la calma y el temple en sus jugadores para después dar la consignas tácticas que harían del partido de hoy un homenaje al hockey patines. Es el mismo que con un marcador de 3-0 favorable y un partido casi sentenciado, utilizaba el tiempo muerto para incentivar a sus jugadores a evitar la relajación, y que todos los españoles pendientes de este partido nos merecíamos este último esfuerzo que han dado para alcanzar la gloria.

Alejandro Domínguez es aquel que inspira en sus jugadores la faceta de guerreros que se ve reflejado en Raúl Marín a la hora de levantar-se tras una dolorosa caída, se ve reflejado en Adroher, quien tras superar unos problemas físicos en el segundo partido se ha convertido en uno de los jugadores más destacados del mundial. Es aquel que conecta con sus jugadores para que todos juntos podamos levantar esta copa, porque “juntos somos más fuertes”.

Y estos guerreros de la armada española son por el momento indestructibles, porque tienen un arma, un arma de destrucción masiva, la que ha provocado que hoy hayamos actuado como una apisonadora ante Italia, o la firmeza contra Colombia. Este arma está en nuestra fuerza mental, que se ve reflejada en la confianza de Malián a la hora de afrontar un penalti en contra que puede meter a los italianos en el partido, o a la hora de sacar un balón que va directo a Puerta, o en la tranquilidad con la que Albert Casanovas transforma un penalti a favor en un billete para la sexta final de un mundial consecutiva.

Mañana tenemos la oportunidad de vivir una experiencia única, frente a un rival muy bueno, que seguro nos pondrá las cosas difíciles, pero hemos de salir con la convicción y seguridad de que si salimos unidos, y damos el máximo que tenemos, no seremos invencibles, pero

tendremos más opciones de ganar, y seguro nos sentiremos orgullosos de vosotros, ORGULLOSOS DE SER ESPAÑOLES.

130142249_4519762128147152_7955907667911